DEDs 2

Viernes día 12, zona de San Bernardo

Pocas palabras pueden definir lo que se ha vivido hoy en las calles de Sevilla. Los peregrinos de la zona de San Bernardo han estado realizando rutas culturales a lo largo de la mañana. En boca de todos ellos estaba la acogida del día anterior. Se podía escuchar cómo se decían unos a otros que los sevillanos son muy simpáticos, amables y acogedores, y que la ciudad de Sevilla es bella y maravillosa, pero que hacía mucho calor.

“No sabemos quién está más contento”, expresaba el joven brasileño Guillerme Demello. Él ha sido el encargado de traducir al español la letra de algunas de las canciones portuguesas que estaba cantando su grupo por el centro de la ciudad y que decían, “estamos danzando como el Rey David” y “mi alma glorifica al Señor”. A pesar del intenso calor, sobre todo para estos brasileños que vienen del sur y que están acostumbrados a temperaturas de menos 3 grados centígrados en su país, se les notaba bastante animados y no han bajado la guardia en ningún momento.

Bailar y cantar. Ellos se han ocupado de, lo que coloquialmente se conoce como, animar el cotarro. Si se cruzaban con otros peregrinos les hacían cantar las canciones de sus respectivos países de origen para poder beneficiarse del intercambio intercultural. “La mejor forma de prepararnos para la JMJ –explicaba Guillerme- es conociendo otras culturas, las iglesias y sus labores. Esto es lo que nos va a cambiar la vida”. De hecho, una de las cosas que más les ha sorprendido de Sevilla es la cantidad de hermandades que hay porque en Brasil funcionan más por pastorales. Allí, por ejemplo, también tienen una pastoral juvenil.

Todos están inquietos en conocer cómo funciona la Iglesia de Sevilla. Por eso, no es extraño que si se cruzan con un sacerdote le saluden efusivamente e incluso se pongan a hablar con él, en la medida también en que su poco español les permita entenderse. Algunos como Rodrigo Gutierrez, brasileño de 31 años, estaba ansioso por saber cómo se pedía la Bendición en español, para lo que ha tenido respuesta una voluntaria sevillana que estaba con ellos: “Padre, deme su Bendición”. Ellos, por su parte, le enseñaron a esta chica a despedirse utilizando la palabra “Shalom”, que significa la paz de Cristo.

Ha sido un día de intercambios en todos los sentidos. Una peregrina francesa llamada Solène ha comentado que ver a otros católicos de otros países es muy enriquecedor porque comparten una misma fe y puede conocer distintas formas de orar. En este sentido, le parece que estos días en la Diócesis de Sevilla le van a ayudar a prepararse mejor para la JMJ, aunque sea una joven que ya recibe formación en su colegio y dentro de su propia familia y que vive su fe yendo a Misa todos los domingos y haciendo oración.

Asimismo, el libanés Nader Aziz ha contado su experiencia después de vivir y participar en tres JMJ. Según él, estos encuentros ayudan a todos y el intercambio, tanto con las familias de acogida como con otros peregrinos y la gente del lugar donde se celebre este gran acontecimiento en la fe, va a permanecer con ellos en un futuro. “A nosotros que tenemos otro rito –comenta Nader- nos gustaría poder compartir durante estos días nuestra forma de rezar y nuestras costumbres, de la misma forma que deseamos que los españoles lo hagan con nosotros”. Él se ha sorprendido cuando ha visto que en Sevilla se celebraba la fe de forma diferente. “El modo de santiguarnos nos distingue. Nosotros lo hacemos con tres dedos –el pulgar, el índice y el corazón, que unidos simbolizan a la Santísima Trinidad-, mientras que ellos lo hacen con uno solo –el pulgar-“.

Y el punto y final a este día lo ha puesto el joven Guillerme, que está preparado para levantar la Iglesia de España porque tiene la sensación de que en nuestro país la Iglesia está apagada y hay que traer la alegría. “La alegría es la mejor forma de transmitir la fe, de ser discípulos misioneros de Jesucristo”, ha señalado. Y precisamente, para que los peregrinos renueven esa alegría día tras día necesitan la ayuda de la Iglesia. Por eso, la tarde del jueves la pasarán participando de las actividades de la parroquia, así como de la celebración de la Eucaristía y de una cena en los salones parroquiales a la que acudirán los voluntarios y las familias de acogida.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s