Videos caseros: Arroz con pollo

Tengo que decirlo: Me he aficionado a la cocina. Me he puesto manos a la obra no tanto en cocinar sino en aprender cómo cocinan otros, en este caso mi querida madre. Antes tomaba notas en un cuaderno -que lo tengo perdido por algún lugar de la casa- sobre los ingredientes de cada plato que elaboraba ella. Ahora he decidido poner fin a esas notas e inmortalizar ese paso a paso a través del video.

Los jóvenes no paramos en casa y salimos del paso siempre con cualquier comida, si es que se le puede llamar comida. Mi caso es todo lo contrario, tengo la suerte de poder parar y trabajar desde casa, y me he tomado en serio esto de aprender y dedicarle tiempo a la cocina, con la idea de sacar lo mejor de mi madre -que es la que me enseña cómo hacer cada plato y los trucos- y de mí -mostrando a todos los que queráis aprender comida fácil, barata y tradicional-.

El video es mi mejor recurso. Para ello utilizo mi iPhone 6 -no me hace falta más- y luego realizo un pequeño montaje no muy extenso, pero sí muy visual. No hay palabras, sólo música de fondo. Para aprender a cocinar hay que verlo y se aprende paso a paso siguiendo el video -que está de apoyo al aprendizaje-. Una vez que cocines el plato cinco veces ya sabrás como hacerlo, para entonces serás un experto. Como a día de hoy me considero principiante y pienso que hay muchos jóvenes como yo, pues qué mejor que lo vean con sus propios ojos.

Como tengo mala memoria, he querido que estos videos -el primero ya está colgado en Youtube y lo podéis ver arriba- me recuerden la cocina de mi madre, aquella que echamos tanto de menos cuando nos marchamos de casa y, al mismo tiempo, quiero que muchos jóvenes -y no tan jóvenes- aprendan a cocinar sano, rico, barato y con los ingredientes de siempre. Hogar, dulce hogar.

Dicen que nunca es tarde si la dicha es buena. Pues eso, quiero que la historia se repita, porque el día de mañana me tocará a mí enseñar a cocinar y qué fácil lo voy a tener con estos videos… Gracias, madre, por compartir tanto talento y por tener una profesión envidiable: ama de casa. Cuánto tengo que aprender todavía…

Anuncios