Dame un nombre

logo DAMENAME

Hay empresas y empresas. Una de ellas me llamó recientemente la atención porque jamás pensé que pudiera ofrecer un servicio semejante. Cuántas veces nos hemos encontrado con parejas que están esperando un hijo al que no saben cómo llamar. Se encuentran indecisos entre varios nombres, no existe un acuerdo entre los futuros padres de la criatura incluso antes de su nacimiento y algo tan personal e íntimo puede llegar a ser un verdadero quebradero de cabeza, cuando no de disgustos, porque sobre gustos no hay nada escrito.

Esta empresa que describo, Damenáme, ha tenido una idea brillante: ayudar a las parejas a poner nombre a su bebé. Para algunos será una idea excelente en cuanto a la creatividad se refiere, mientras que otros lo catalogarán de estupidez. Lo cierto es que habrá gente que acudirá a esta empresa especializada en naming para que les eche un nombre. Atrás se quedaron aquellos clásicos o los que iban de generación tras generación.

Ya ha nacido en España la primera niña que lleva un nombre propuesto por estos dos hermanos publicistas que fundaron la empresa. No todos tienen la capacidad o el talento de proponer un nombre para un bebé que lleve un poco de su papá y de su mamá, por no decir un poco también de su ciudad. Hablo de Eire, esta niña asturiana que lleva tanto del padre como de la madre la parte “re” de los apellidos de la niña (Álvarez Ares) y un poco de raíces celtas que comparte Asturias con otras regiones como Irlanda, donde el nombre significa gaélico, según los autores de la denominación. La relación entre Asturias e Irlanda que describen ambos creadores no la termino de entender porque gaélico significa un grupo de lenguas celtas insulares habladas en zonas de Irlanda y Escocia, que comprende el escocés, el irlandés y el manés.

De cualquier forma, a esta empresa no le va tan mal cuando en sus seis años de vida ha recibido más de 400 peticiones. De hecho, para realizar esta tarea con éxito les facilita recibir de los futuros papás los siguientes datos: primer apellido de los padres, sexo del futuro bebé, idioma de preferencia, una ecografía o cualquier otro dato que consideren importante. Lo que más intrigada me tiene es qué verán en la ecografía como para inspirarse…

El nombre acompaña a las personas durante toda su vida, a las empresas y a los productos también. Prueba de ellos son Carhay! -un concesionario donde venden vehículos de ocasión sorprendentes- o Cheeswaka Roll -un plato compuesto principalmente de queso y alga wakame-. ¿Alguien da más?